¿Por qué me encanta enseñar el Doble Garabato…? -1-

18/06/2015

¿Por qué me encanta enseñar el  Doble Garabato: Una ventana para VER con todo el cerebro? -1ª parte-

DD_01Rhydonia Anderson, Ed. S.

Como Instructora de Brain Gym®, he tenido muchas experiencias estupendas con las 26 actividades de Brain Gym -primero como terapeuta en una escuela alternativa, y después como consejera de la escuela-.

Inicialmente, me sentí atraída por el concepto de Brain Gym de basar los nuevos aprendizajes en los que ya le son familiares al estudiante. También valoré rápidamente el modelo educativo de “hacer emerger el aprendizaje” en lugar de “introducirlo” – una mentalidad lúdica que alienta el crecimiento-. Ambas perspectivas de Brain Gym se reafirmaron más adelante cuando lo corroboré al estudiar un postgrado y me cualifiqué como Terapeuta Matrimonial y Familiar.

Mi marido, Virgilio, y yo, ahora retirados “oficialmente”, hemos continuado enseñando uno de nuestros cursos favoritos de Brain Gym: El Doble Garabato: Una Ventana para VER con todo el cerebro, dirigido a todos aquellos que trabajan en las escuelas y centros de terapia del desarrollo. Al igual que los viejos maestros, nos sentimos cómodos con estos profesionales. No queremos aburrir a nuestro público (como a veces nos hemos aburrido en las reuniones y cursos de trabajo del personal de las empresas); por ello El Doble Garabato es un curso que funciona tan bien, ya que está repleto de actividades y juegos que mantienen a todos en movimiento. En el taller, los participantes descubren cómo dibujar y pintar con ambas manos (dibujo bilateral), a medida que exploran su experiencia visual de color, forma, textura, profundidad, movimiento y mucho más.

En la viDD_02sión, al igual que en la composición artística, el espacio vacío o en blanco que rodea a un objeto -el fondo- puede llegar a ser tan importante como el propio objeto -el primer plano-. Los ejecutores de Dobles Garabatos se sorprenden a veces de como, sin ningún esfuerzo, estas formas de “espacio negativo” surgen de forma natural en el dibujo bilateral para definir los límites del espacio positivo (el objeto, o el primer plano), aportándole el equilibrio.

El Doble Garabato pone el énfasis en los procesos y espacios, lo cual me recuerda mi formación en Terapia Matrimonial y Familiar, que también se orienta a los espacios y los procesos, más que a los resultados. Aprendí un modelo de sistemas de relación, que me enseñó a gestionar el espacio entre mi persona como terapeuta y el cliente, en lugar de identificar al cliente como “independiente”, mientras permanece en el proceso de interacción.

Una vez, Virgil y yo presentamos el Doble Garabato como un servicio en un curso de empresa y estuvimos todo el día en la escuela, compartiendo con los maestros, terapeutas y asistentes que vinieron a la hora de sus conferencias. Un director de  escuela me preguntó más tarde, sobre un par de los maestros, en particular, “¿Qué hiciste? Esos dos, por lo general, no están tan tranquilos”. Lo que habíamos hecho, que había creado un efecto tan bueno, fue una combinación de Ganchos y Puntos Positivos, las dos actividades de Brain Gym orientadas a la calma.

El éxito de este el servicio hizo que nuestra audiencia creciera -hasta 70 padres, miembros del personal y los maestros de educación especial, todos ellos sentados en esas pequeñas  y simples mesas de la cafetería-. No les dejamos sentados mucho tiempo; pronto se pusieron de pie, empezaron a moverse, a jugar y a hacer dibujos bilaterales en el aire y en el papel. Al final del taller, una mujer me dijo que este había sido el curso más útil al que jamásDD_03 había asistido.

Hace varios años, Sylvia Sue Greene, una Facultada de la Fundación Internacional de Kinesiología Educativa, ofreció el primer taller del Curso del Doble Garabato. Yo estaba interesaba en él pero dudaba sobre hacerlo o no. Le envié un correo electrónico diciéndole que no podía dibujar y Sylvia me respondió: “¿Puedes utilizar las dos manos, verdad?” Como yo sabía que ella se estaba recuperando de un derrame cerebral y todavía seguía enseñando, me sentí muy honrada por su pregunta y elegí hacer el taller.

Virgil había hecho un curso de Brain Gym 101® en una clase en la que yo había colaborado enseñando y él participaba en el curso. Allí dijo que su objetivo para el curso era conseguir un ciervo; él lo consideraba como “una broma”, ya que no puso mucha intención en el mismo -hasta que ¡consiguió un ciervo la siguiente vez que fue a cazar! Con un poco de estímulo, más adelante accedió a asistir a un taller de Doble Garabato- un curso básico de un día. La maestra, Gail Dennison, quedó impresionada por la creatividad de Virgil y su espíritu como educador, así que lo invitó a que me acompañara a mí asistiendo al taller del día siguiente, el Practicum para Instructores del Doble Garabato. De ese modo él estaría cualificado para enseñar el taller del Doble Garabato cuando completase los requisitos previos. ¡Lo cual hizo!

El curso de un día del Doble Garabato incluye actividades de movimiento, dibujo y pintura, que se pueden hacer en solitario, en pareja y en grupo. Sirve como una introducción divertida a Brain Gym -con herramientas para mantenerse y mejorar día a día las habilidades visuales y de movimiento-. A menudo, las personas que lo practican mejoran su capacidad de respuesta visual, ya que juegan junto con otros en diferentes formas que implican habilidades visuales, táctiles o de uso de herramientas, mientras aprenden a notar los hábitos de movimiento tanto de un solo lado del cuerpo como de todo él.

(Puedes ver la segunda parte del artículo, la próxima semana)

Deja un comentario