Kinesiologia del Desarrollo -2-

23/04/2015

Por qué los bebés necesitan crecer saludablemente: una perspectiva de la Kinesiologia del Desarrollo -2-

Transporte


IMG_7748
Vamos a pensar de nuevo en los bebés como si fuéramos canguros!

Los canguros necesitan estar en una bolsa para desarrollar su tono muscular, su equilibrio y el desarrollo del sistema propioceptivo. Olfato, tacto, visión y audición se desarrollan todos desde este lugar seguro.

Estar en contacto cercano con otro ser humano permite al bebé alcanzar el desarrollo de los sentidos lejanos para ir más allá y explorar el mundo circundante a través de la observación y a su propio ritmo.

Transportar el bebé en un paño permite a la madre completar sus tareas cotidianas  y disfrutar de la cercana unión que ambos, madre e hijo, necesitan.

(¿Puedes descubrir en dónde se encuentra el bebé?)

Llanto

Los bebés lloran mucho! Es su lenguaje.

Nos muestran cuando tienen hambre, cuando sus pañales están sucios o que algo les molesta.

Puede que estén ansiosos -también tienen emociones-.

Pueden tener dificultades de adaptación procesando su propia experiencia del nacimiento. A veces son el espejo de nuestros conflictos e inseguridades, pues los sienten en sus alrededores o perciben algo de forma errónea. Es importante escucharlos. La kinesiología y el test muscular ofrecen un buen apoyo para ello.

Juguetes

Los niños NO necesitan juguetes!

Les encanta explorar las cosas que usan los adultos como el papel o los utensilios de cocina.

Les encanta limpiar, ayudar y trabajar solos.

No tenemos que jugar con los niños; se pueden entretener por sí mismos. Su tarea es poder conocer el mundo mediante el juego, la experiencia y la observación.

Chupetes

Los bebés se calman a sí mismos con sus deditos, el pulgar o el pezón del pecho de la madre.

No necesitan plástico para llenar su boca.

Los chupetes alteran la posición de la lengua, de los dientes y de los labios y además pueden repercutir a posteriori, tanto en el desarrollo del lenguaje como de los dientes.

La succión constante, sin obtener leche, cambia el sistema digestivo y puede incluso repercutir en desórdenes de comida y adicciones.

La sillita del coche

Las sillitas del coche son importantes para la seguridad del bebé durante los trayectos en coche.

Así mismo, no están pensadas para transportar a los bebés fuera del coche o para dormir.

Los bebés no son como los pájaros que han desarrollado un sistema de equilibrio para vivir en un “nido alto” en el aire.

Los bebés pertenecen al suelo y han de tener la libertad de moverse en él para poder explorarlo.

…uno puede desarrollar la estabilidad interna y el bienestar prestando atención a aspectos importantes de la “educación” humana.

Cochecitos

los bebés se transportan y no se obvia esta cuestión.

Durante millones de años los bebés se han transportado.

Es así como los humanos desarrollan sus percepciones, sus movimientos y sus habilidades físicas y sus sistemas sociales, emocionales y cognitivos.

Cuando el bebé está tumbado en un espacio aislado o en un cochecito desperdicia un tiempo de desarrollo precioso y una energía esencial.

Los recién nacidos y los bebés no están “cableados” internamente; necesitan vivir en su cálido cuerpo para construir sus propios sistemas eléctricos y adaptarse a su ambiente cultural y social.

Si se deja a los bebés tumbados demasiado tiempo, su cabeza se torna flácida y sus músculos del cuello se desarrollan débiles.

Hiper o hipo actividad, percepción y problemas de comportamiento pueden resultar ser el resultado de todo ello.

Desarrollo Motor

Los bebés tienen experiencias activas, receptivas y pasivas.

Cuanto más jóvenes son, más estimulación receptiva necesitan -son movidos pasivamente en el vientre materno y en los pañales-.

Los movimientos pasivos los reciben cuando están tumbados, en una relajación profunda o cuando están dormidos.

Cuando crecen se requiere un tiempo mayor para el entrenamiento activo.

Los bebés tienen fases “sensitivas” donde hacen pasos importantes que incrementan su desarrollo.

Es importante que se entrenen estando de pie para crecer y mantener su equilibrio en contra de la gravedad, paso a paso, a partir de sus propios impulsos. Sentar a los bebés, ponerlos de pie o hacerles caminar se debe iniciar desde el bebé, no por los adultos o ni debe ser reforzado por ayudas o dispositivos como son caminadores.

La alegria que aparece en un bebé que conquista la gravedad por sí mismo/a es increíble.

Estar descalzo refuerza el desarrollo motor aportando al bebé un feedback fantástico cuyos resultados  aportan una buena relación con su propio cuerpo.

Deja un comentario