Emociones y Muerte

26/10/2017

Emociones y Muerte

Se acercan los días dedicados a pensar en la muerte en nuestra cultura occidental.

El próximo 1 de noviembre, el Cristianismo y las iglesias católicas de rito latino conmemoran el Día de Todos los Santos mientras que la Iglesia ortodoxa y las católicas de rito bizantino lo hacen el primer domingo de Pentecostés.

Este día se dedica a orar por todos aquellos fieles que han acabado su vida terrenal y, especialmente, por aquellos que se encuentran aún en estado de purificación en el Purgatorio.

El 2 de noviembre se celebra el Día de los Difuntos, conocido también como el Día de los Muertos o El día de las ánimas.

La celebración de esta fiesta dedicada a los difuntos persigue en la mayoría de culturas apaciguar a los muertos más recientes que vagan aún por la tierra sin encontrar el lugar de reposo (para la Iglesia Cristiana Católica ese lugar por el cual vagan se llama Purgatorio).

Es frecuente que durante este día las grandes catedrales exhiban las reliquias de los santos.

Cada cultura sigue sus propios ritos al enterrar o despedirse de sus seres queridos.

Lo cierto es que en nuestra cultura, aún hoy en día, sigue siendo un tema tabú y “casi nadie” desea hablar de la muerte abiertamente. Aunque todos sabemos de que en un determinado momento nuestra vida acaba con ella, no tenemos conciencia plena de ello y vivimos como si la vida fuera eterna y nunca tuviésemos que morir.

Cuando la “muerte” aparece en nuestro entorno, nos la planteamos por las consecuencias que este hecho nos hace “sufrir”. Este sufrimiento, aunque pueda suponer cambios en nuestra forma de vivir y en nuestra vida es, sobre todo, emocional.

La muerte es una pérdida. La muerte supone un “duelo” para las personas que han sufrido la pérdida de un ser cercano.

Además de la muerte, existen otras pérdidas que pueden afectarnos profundamente y de forma similar.

¿Qué es una pérdida?

Una pérdida es una herida emocional importante que requiere un proceso de duelo.

Existen pérdidas importantes que nos plantean un proceso de duelo. Veamos algunos ejemplos:

  • Pérdidas físicas que pueden suponer la pérdida de una parte del cuerpo: brazo, pie, dientes, ojo, pelo, pecho… o de la movilidad de un lado del cuerpo… por un ICTUS, un cáncer, un accidente, la diabetes, el colesterol…
  • Pérdidas emocionales de una pareja, de familiares, amigos, mascotas, trabajo, compañeros de trabajo, de nuestra forma de vivir, de un país… por causas concretas o por circunstancias externas.
  • Pérdidas simbólicas: Relaciones, Separaciones, raíces, (saber de dónde vengo, quien es mi padre -en caso de inseminación in vitro u otras causas….)

Cuando no se reconoce el impacto de la pérdida y no se hace el proceso de duelo, correspondiente, ésta puede presentar síntomas que pueden ser:

  • físicos: puede aparecer una respuesta biológica a la emoción que puede traducirse en enfermedades: trastornos alimenticios, gripes, alergias, ciáticas….
  • emocionales: que pueden provocar cambios en nuestra forma de ver y percibir los acontecimientos y de reaccionar ante ellos ante nuestras personas afines: tristeza, lloros, enfados, resentimientos, miedos, falta de motivación, pérdida de la autoestima….
  • mentales: que pueden suponer acciones inherentes a nuestra forma nueva de vivir: pensar de forma distinta ante nosotros o los demás, cambiar nuestras actividades o acciones por estar afectados: dejar de trabajar, escribir o expresarnos… o el efecto contrario.

La vida está repleta de circunstancias que nos hacen avanzar y evolucionar. El duelo se puede presentar por múltiples motivos, aunque la pérdida de un ser cercano nos hace plantearnos el tema de forma ineludible y nos obliga a evolucionar (o involucionar) ante las nuevas circunstancias de la vida.

Según Elisabet Kübler Ros (una mujer pionera en hablar de la importancia del duelo) existen distintas fases necesarias para procesar el duelo. Como puedes observar en el esquema que te propongo. las emociones asociadas a los elementos de la Medicina Tradicional China se corresponden exactamente con estas fases.

Es necesario completar cada una de las fases para poder completar el proceso de duelo. Cada una puede presentarse en el orden que aparece y durante un tiempo indeterminado.

La propuesta de procesamiento emocional del “La Estrella Emocional” se realiza mediante un viaje.

Este viaje nos facilita el procesamiento emocional de cualquier emoción y por ello nos permite “procesar cualquier duelo” que nos afecte. Por eso os invito a descubrir cómo podéis mejorar vuestra vida procesando vuestras pérdidas y duelos a través de esta propuesta.

No hay vida sin muerte, la muerte es vida

Isabel Compan Fernández, Octubre 2017

Brain Gym® es una marca registrada de Breakthroughs International Solutions y de la Fundación Educativa Kinesiología Brain Gym® Internacional /.
Haga clic en www.braingym.org, www.braingymspain.org o http://apke.es/ para obtener el nombre de un instructor cerca de usted.

Próximos Cursos y Actividades de Brain Gym ® :

  • Hands On® Manos a la Obra, en Barcelona, (4-5 noviembre 2017)
  • RMTi 1® Movimientos Rítmicos 1: Enfoque, Organización, Comprensión en Barcelona, (25-26 noviembre 2017)
  • RMTi 2® Movimientos Rítmicos 2: Emociones, la Memoria y Comportamiento en Barcelona, (9-10 diciembre 2017)
  • RMTi 1® Movimientos Rítmicos 1: Enfoque, Organización, Comprensión en Vidakine, Montmeló -BCN-, (16-17 diciembre de 2017)
  • RMTi 2® Movimientos Rítmicos 2: Emociones, la Memoria y Comportamiento en Vidakine, Montmeló -BCN-, (16-17 diciembre de 2017)
  • Brain Gym 101® Intensivo, en Barcelona, (27-28-29-30 diciembre 2017)

Puedes consultarlos en el calendario de la Web: www.kinemocions.com o

apuntarte en een@kinemocions.com.

Para encontrar cursos o un instructor reconocido de Brain Gym®, RMTi® o TFH®, hacer clic en los mismos enlaces.

Artículos relacionados:

Deja un comentario