El estrés puede ser el camino del es-cuatro

20/02/2014

NenBG copiaLa salud es un equilibrio dinámico. Cuando nos sentimos bien el cuerpo y el espíritu están en armonía. Cuando se pierde el equilibrio se puede llegar a enfermar.

La palabra «estrés» ya se usaba en el siglo XIV para referirse a experiencias negativas: adversidad, dificultades, sufrimientos, aflicción…

El estrés es una respuesta de adaptación de nuestro cuerpo, que en un primer momento nos ayuda a responder más rápida y eficazmente a las situaciones que lo requieren.

Cuando se presenta una situación que nos bloquea o estresa, nuestro cuerpo se prepara para un esfuerzo adicional, somos capaces de procesar más información sobre el problema y actuamos de forma rápida y decidida.

El estrés significa la reacción del cuerpo a cada demanda que recibe. Por ejemplo, cuando hace mucho calor, el cuerpo reacciona » sudando » o cuando hace mucho frío el cuerpo reacciona «temblando» para mantener el equilibrio de la temperatura a 37 º C.

Nuestro cuerpo tiene unos recursos limitados y por ello aparece el agotamiento. En general, hablamos de estrés cuando se produce una discrepancia entre las demandas del ambiente y los recursos que tiene disponibles la persona para afrontarlas.

Cada persona vive de manera diferente la misma situación y por ello reacciona de forma distinta. No es la circunstancia concreta que experimentamos, sino nuestra percepción de la misma la que puede provocar estrés.

Los factores de estrés pueden ser diversos: comportamientos de personas que nos afectan, acontecimientos de la vida como un viaje, el trabajo, el paro…, la muerte de un familiar, un intento de agresión …

También nos puede producir estrés un problema físico como pudiera ser una lesión del tobillo que nos obliga a caminar con dolor, un embarazo, una alimentación inadecuada…

Hans Selye describe tres etapas del estrés:

1 . Etapa de Reacción de alarma: el cuerpo se pone en estado de alerta.

2 . Etapa de Resistencia: el cuerpo eleva más allá de lo normal su nivel de resistencia.

3 . Etapa de Agotamiento: el cuerpo ya no tiene energía para continuar adaptándose al factor estrés.

Para él la energía necesaria para adaptarse al factor de estrés es la energía de adaptación. Su teoría es que cada persona nace con una cantidad de energía de adaptación determinada.

En cada una de las diferentes etapas se pueden desarrollar procesos físicos y mentales debidos al estrés. Estos procesos se pueden traducir en síntomas físicos como los siguientes:

  • Aumento en la fuerza de los latidos cardíacos

  • Sentir frío en las manos y los pies

  • Los bronquios se dilatan para permitir una máxima aportación de aire

  • La tensión arterial aumenta

  • Dolor de cabeza.

  • Dolor de estómago

  • Insomnio

  • Agotamiento físico.

  • Estreñimiento

  • Depresión.

  • Apatía.

  • Ansiedad

  • Pérdida de productividad

  • Propensión de accidentes

  • Enfermedad

El estrés se ha convertido en la enfermedad de nuestros días, quien más quien menos sufrimos, hemos sufrido o podemos sufrir en uno u otro momento situaciones de estrés. Podemos superar con mucha mayor facilidad nuestra situación estresante con recursos adecuados y como sabéis las técnicas que os ofrecemos en esta web son muy útiles para conseguirlo.