El efecto de retener los Reflejos Primitivos en el aprendizaje, el comportamiento y el bienestar -2-

02/06/2016

Reflejos

El efecto de retener los Reflejos Primitivos en el aprendizaje, el comportamiento y el bienestar -2-

por Claire Hoocking

Si existen problemas en la organización subyacente, las conexiones neuronales dependientes de esta organización van a presentar dentro de ellas debilidades inherentes e inmadurez. Conseguir los hitos apropiados de desarrollo para cada edad y habilidades tales como gatear, caminar, el equilibrio, el habla, la audición, la visión y otras habilidades académicas pueden retrasarse o quedar afectadas significativamente si los reflejos “correctos” no surgen o se bloquean y se les impide “hacer su trabajo” de forma eficiente.

Si esta inmadurez persiste, tanto los niños como los adultos corren el riesgo de experimentar una gama de dificultades de aprendizaje y de comportamiento en varias etapas de su vida. Desafortunadamente el comportamiento de los reflejos retenidos a menudo resurge y se hace cada vez más evidente y mayor cuando el sistema nervioso central se encuentra bajo estrés, tal y como ocurre al experimentar traumas, sensación de cansancio o enfermedad o a medida que se presenta el proceso de envejecimiento.

Muchas variables pueden interferir en el desarrollo de los reflejos, incluyendo la genética, el estrés durante el embarazo y el parto, los traumas de la vida, la pubertad, lesiones, cirugía, etc. El grado en el que estos reflejos pueden afectar a una persona también varía enormemente, al igual que la naturaleza específica del retraso en el desarrollo y el tipo de reflejos retenidos.

Los resultados aparentes pueden ser “eslabones débiles” y / o deficiencias en el “cableado” del cerebro en sus vías neuronales y en sus redes, que pueden afectar toda el desarrollo ulterior y el aprendizaje. Cuando nuestro circuito cuerpo/mente se bloquea, o algunas partes de nuestro cerebro no son accesibles, tenemos dificultades de funcionamiento y de aprendizaje. Tareas cotidianas como la lectura, la escritura, las matemáticas, la comprensión, la coordinación y la confianza incluso nos pueden  afectar de forma adversa.

Si estos reflejos uterinos tempranos y los reflejos primitivos no se integran y están activos más allá del primer año de vida, a pesar de un desarrollo normal en otras áreas, pueden ser el motivo de una tensión adicional en el sistema nervioso central, dejando menos energía para funcionar y para otros aspectos del desarrollo, el aprendizaje y el funcionamiento cotidiano. Los retos como aprender cosas nuevas y el hacer frente a la vida forman la mayor parte de las actividades que se asientan sobre el sistema nervioso central y si, además, existen reflejos retenidos activos, este hecho puede conducir fácilmente a una sobrecarga y una sensación de agobio.

Un sistema sobrecargado puede verse afectado de muchas maneras. Como somos individuos complejos, esto puede variar de una persona a otra persona. Las áreas que se ven afectadas más comúnmente son las relacionadas con el crecimiento, la salud, el comportamiento, la concentración, el trabajo escolar, el aprendizaje, la visión y el equilibrio o, frecuentemente, combinaciones de éstas. Este puede ser el caso de niños y adultos que exteriormente parecen normales, pero que son inmaduros en otros aspectos de su desarrollo.

En los primeros años de vida y en la escuela, el realizar nuevos aprendizajes es una actividad que se exige de forma constante. Otras demandas de crecimiento y de desarrollo, la educación superior y otros traumas de la vida pueden contribuir a la sobrecarga del sistema nervioso central.

A medida que aparecen diferentes situaciones que requieren nuevos aprendizajes y adaptaciones a lo largo de nuestras vidas, tendemos a retroceder hasta nuestro último punto de desarrollo estable. Para muchos, esto ocurre antes de que se hayan integrado los reflejos primitivos. Para hacer frente a esta situación, desarrollamos distintas compensaciones. Los niños no “crecen fuera” de sus aprendizajes y dificultades de comportamiento. Los niños y adultos aprenden otras formas de compensación; algunas de ellas pueden ser eficaces y otras no. Esto conlleva un exceso de energía y determinación, que a menudo conduce a sentimientos de ansiedad, frustración e ira. También pueden tener efectos adversos en otros sistemas del cuerpo, en particular en el sistema muscular, el sistema nervioso, el sistema endocrino, el sistema digestivo, el sistema cardiovascular y el sistema respiratorio.

Tan pronto como caemos en estrés, nuestra integración cuerpo/mente se descompone, dejándonos vivir nuestros aprendizajes y nuestras vidas de forma desconectada y sin disponer de todas nuestras capacidades; a menudo, nos sentimos abrumados, bloqueados y desconectados.

“Brain Gym® es una marca registrada de la Fundación Internacional de Kinesiología Educativa Edu-K® Brain Gym®. Haga clic en www.braingym.org o ww.braingymspain.org o www.kinemocions.com para obtener el nombre de un instructor cerca de usted.”

El próximo Curso básico de Brain Gym 101® se ofrece el próximo mes de Julio los dias 2-3-4-5 (32h). Para obtener el nombre de un instructor de Brain Gym, consulte el sitio web de la Fundación, www.braingym.org  o www.braingymspain.org  Para un instructor de Brain Gym, haga clic en el mismo enlace, así como para encontrar cursos.

BTMR® es una marca registrada por Blomberg Rhythmic Movement Training

Haga clic en http://www.blombergrmt.es/reflejos-primitivos/  para obtener el nombre de un instructor cerca de usted.

Deja un comentario