El Poder del Garabato: Mejore su concentración y su memoria

28/01/2016

El Poder del Garabato: Mejore su concentración y su memoria

Las investigaciones demuestran que Garabatear ayuda a las personas a mantenerse concentradas, a mejorar el agarre del lápiz al escribir, a comprender nuevos conceptos y a retener información.

The Wall Street Journal Updated July 29, 2014

Section: Work & Family

http://www.wsj.com/articles/the-power-of-the-doodle-improve-your-focus-and-memory-1406675744

Los neurocientíficos y otros investigadores afirman que garabatear puede ayudar a las personas a estar centradas, a aliviar la impaciencia, a ventilar las emociones e incluso a generar nuevas ideas y aumentar su creatividad. La columnista del diario Wall Street Journal -WSJ- Sue Shellenbarger entrevista a Tanya Rivero en un almuerzo. Foto: Sunni de Brown
DD_Sue

Por SUE Shellenbarger

Actualizado 29 de julio 2014 19:38 ET

15 COMENTARIOS

Después de haber sido descartados como una pérdida de tiempo, los garabatos estan consiguiendo un nuevo respeto.

InvestigacionesDD_WST_02 recientes en neurociencia, psicología y diseño demuestran que garabatear puede  ayudar a las personas a mantenerse enfocadas, captar nuevos conceptos y retener información. Una página en blanco también puede servir como un campo de juego abierto para el cerebro, lo que permite a la gente revisar y mejorar sus pensamientos e ideas creativas.

Los garabatos son trazos espontáneos que pueden transformarse en muchas formas, desde formas abstractas o diseños de imágenes de objetos, paisajes, personas o rostros. Algunas personas garabatean para rehacer palabras o letras, pero garabatear no incluye tomar notas.

“Es una herramienta de pensamiento”, dice Sunni Brown, en Austin, Texas, autora de un nuevo libro, “La Revolución del Garabato”. Según  ella, puede afectar a cómo procesamos la información y resolvemos problemas. 

Garabatear en reuniones y conferencias ayuda a aliviar la tensión para Samantha Wilson, una profesora y estudiante graduada de la escuela secundaria de Southborough, Massachusetts. Según ella, el dibujo serpenteante de patrones que son “muy orgánicos, vegetales y ondulados”, con partes sombreadas y espirales rojas y azules sobre el papel, también alivian el aburrimiento.

“Parece como que me estoy tomando un respiro cuando hago garabatos, pero en realidad lo que estoy haciendo es aunar mis pensamientos para solidificar mis propias ideas”, dice la señora Wilson. Recientemente, garabatear la ayudó a escribir un artículo sobre un curso de postgrado que estaba realizando en la escuela, dice ella.

En el pasado, los científicos tomaban muestras de garabatos para acercarse a los pensamientos como una ventana abierta a la psique del garabateador, pero la idea no recibió el apoyo de la investigación, según un estudio publicado en 2011 en la revista The Lancet, una revista médica.

Algunos investigadores piensan que garabatear puede ayudar al cerebro a permanecer activo implicando la participación de las “redeDD_WSJ_04s que no usa” -regiones que mantienen una actividad básica en la corteza cerebral, cuando hay ausencia de estímulos externos, según el estudio publicado en la revista The Lancet. La gente que se animó a garabatear mientras escuchaba la lectura de una lista de nombres de personas eran capaces de recordar un 29% más de la información que el resto como se observó en un examen sorpresa que se realizó más tarde,  según consta en el estudio de 2009 en Applied Cognitive Psychology.

Jesse Prinz dibuja cabezas de gente para ayudarse a sí mismo a prestar atención a las clases y discursos de las conferencias a las que asiste. La cabeza muestra “algo que le sucede -un animal sobre ella o algo que sale de ella-“, dice el Dr. Prinz, un distinguido profesor de filosofía en el Centro de Graduados en la Ciudad Universitaria de Nueva York.

Cuando el Dr. Prinz vuelve a ver el garabato más tarde dice, “puedo reconstruir mucho de lo que he oído” en la conferencia. Lo compara a una tarjeta postal: Un viajero puede olvidar algo específico sobre un viaje, pero “si observamos la tarjeta postal, un montón de cosas que no están representadas en ella vuelven a ti”, dice.

La Sra. Brown, autora, dice que los garabatos ofrecen una ruta alternativa de aprendizaje para algunas personas. Su trabajo profesional incluye entrenar a gerentes de empresas  de formación para traducir ideas y conceptos en bocetos y dibujos con el fin de generar ideas y mejorar la comunicación.

DD_WSJ_05Michiko Maruyama, una estudiante de medicina de la escuela, dice que escribe palabras clave durante las conferencias de clase y luego dibuja garabatos “diarios” que reúnen a lo que aprendió. La Srta. Maruyama, que asiste a la Universidad de British Columbia en Vancouver, dice que llena lagunas en su comprensión cuando dibuja imágenes de las secreciones gástricas, hernias y otros temas de estudio.

“No me di cuenta de cómo se sintetiza todo hasta que garabateé. Cuando hago garabatos, me doy cuenta de lo que sé y de lo que no lo sé”, dice. Al dejar de garabatear durante una semana, sus notas bajaron.

La aparición de un garabato puede estimular ideas para mejorar, según un estudio de Gabriela Goldschmidt de 2014, profesor emérito de arquitectura en el Instituto Technion de Israel de Tecnología en Haifa y un investigador en técnicas de diseño de aprendizaje. Un garabato puede provocar un “diálogo entre la mente y la mano que sostiene un lápiz y los ojos que perciben los trazos en el papel”, dice el estudio.

DD_WSJ_06El estudio analizó un estudiante de arquitectura que se bloqueó  en sus esfuerzos para diseñar un nuevo jardín de infancia y comenzó a garabatear habitualmente de forma placentera – escribiendo su firma una y otra vez-.

El estudiante pronto comenzó a ver entre las letras del garabato  la silueta de un diseño para los tres espacios de actividad del jardín de infantes. Dibujó versiones cada vez más amplias que con el tiempo se convirtieron en un boceto arquitectónico, según dice el estudio.

Un garabato también puede expresar emociones que son demasiado complejas para las palabras. En un estudio de  cuatro semanas, los investigadores hicieron diez garabatos para compartir sus bocetos en las redes sociales, utilizando lápices digitales y teléfonos equipados con Bluetooth.

Muchos de los garabatos de los participantes expresaron emociones complejas que no habían compartido mediante mensajes o textos escritos, de acuerdo con el estudio, presentado en 2011, en una conferencia de Estocolmo sobre la interacción entre humanos y computadoras.

Un maestro de 37 años de edad, padre de un bebé recién nacido, dibujó un cerebro agotado buscando transmitir una senDD_WSJ_07sación de agobio. A los 27 años de edad, un estudiante de postgrado dibujó un obelisco imponente que se cernía sobre la figura de niño, para transmitir la presión que sentía al tener que presentar un trabajo en un plazo determinado, según el estudio, dirigido por Lisa Cowan, que obtuvo con él un doctorado en ciencias de la computación en la Universidad de California en San Diego y ahora trabaja como desarrolladora de software en Mammoth Lakes, California.

La oportunidad de garabatear “cambia la forma en que la gente expresa sus sentimientos”, dice Nadir Weibel, profesor asistente de investigación en ciencias de la computación en UCSD y co-autor del estudio. “Sus imágenes comunicaban más que un texto normal o una foto. Eran más personales, más íntimos.”

Garabatear no funciona para todas las tareas. Las personas a las que se les pidió que vieran y recordaran una colección de imágenes mientras garabateaban, luchaban contra la tarea si se les pedía hacerla al mismo tiempo, según un estudio de 2012 publicado por la Universidad de la Columbia Británica. La razón más probable es que: la capacidad de procesamiento visual de las imágenes y el garabatear se dividió entre dos tareas visuales, dice el autora del estudio, Elaine Chan, ex estudiante de psicología en la universidad que ahora es investigadora en el hospital de niños de Vancouver.

Dicho de otra manera, cuando garabatear y otra tarea utilizan las mismas vías cognitivas, “tenemos un atasco de tráfico”, según la señora Brown.

Para sus comentarios escriba a Sue Shellenbarger en: sue.shellenbarger@wsj.com

  • El Doble Garabato es una de las 26 actividades Brain Gym® en Brain Gym®: Edición para el profesorado por Dennison&Dennison, © 2010.

El curso introductorio del Doble Garabato: una ventana a la integración de la Visión con todo el cerebro, ofrece un día completo de exploración construyendo imágenes en espejo con rotuladores, colores y pintura. Para obtener el nombre de un instructor de Brain Gym, consulte el sitio web de la Fundación, o www.braingymspain.org. Para un instructor de Doble Garabato, haga clic en el mismo enlace y para encontrar cursos.

** Las direcciones de “dentro y fuera” (hacia la línea media y al exterior) tienen prioridad sobre “izquierda y derecha”. Cuando los estudiantes se enfrentan con retos académicos, se orientan “dentro y fuera”. A través del Doble Garabato u otras actividades de Brain Gym, es, a menudo, todo lo que necesita para volver a conectar con patrones de movimiento más eficaces. Para aquellos familiarizados con la rotación interna del antebrazo y la forma en que puede inhibir la escritura y las habilidades de la escritura manual, cuenta cómo, después de unos minutos de hacer este movimiento con las dos manos, los brazos se relajan a una posición más natural y alineada. No es de extrañar que sea una actividad tan tranquilizante!

© 2014 por Por SUE Shellenbarger. Reservados todos los derechos.

Brain Gym® es una marca registrada de la Fundación Educativa Kinesiología Brain Gym® Internacional /. Haga clic www.braingym.org o  www.braingymspain.org para obtener el nombre de un instructor cerca de usted.

Artículos relacionados con el Doble Garabato: